domingo, 22 de octubre de 2017

Llega la gripe. ¿Nos vacunamos?

Como todos los años, en otoño llega la gripe, enfermedad muy contagiosa que habitualmente en nuestro país alcanza su mayor prevalencia entre los meses de noviembre y marzo. Por ello, en estos días, las autoridades sanitarias de las diferentes CC.AA. comienzan sus campañas de vacunación, con calendarios muy similares, aunque no idénticos. Concretamente en Castilla y León, comunidad en la que está radicada nuestra clínica, se realizará a partir del 24 de octubre.

Y, como todos los años, hay personas que polemizan respecto a la conveniencia de vacunarse o no. Algunas afirman que tras haberse vacunado algún año anterior, pasaron una gripe malísima, por lo que no piensan volver a vacunarse. A otras les han contado, les han dicho o han leído... Así que hay opiniones para todos los gustos, aunque a veces se basan en el desconocimiento.

Aclararemos que sí es posible padecer la gripe después de haberse vacunado. Pero no es que la gripe haya sido producido con la vacuna. En el mes de febrero de cada año, la OMS publica la composición de la vacuna para su utilización en el hemisferio norte, según los virus de la gripe que más probablemente se van a propagar, para lo cual se toman los componentes de las tres cepas que se creen más prevalentes para la siguiente temporada. Pero es posible que una persona resulte infectada por otro virus distinto, pues, aunque no sea de los más frecuentes, también puede estar presente en determinadas zonas.
YK Times, traducido al español por Rage against

Además, la protección de la vacuna no es inmediata. Desde la administración de la vacuna se tardan unas dos semanas en desarrollar los anticuerpos que protegerán de manera efectiva al organismo frente al virus de la gripe, por lo que si una persona se hubiese expuesto al contagio en los días inmediatamente anteriores o posteriores a vacunarse, podría desarrollar la enfermedad.

Por otra parte, la vacunación no es efectiva en el 100% de las personas que la reciben. Según el Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad, la vacuna previene entre el 70 y el 90% de la gripe en sujetos sanos menores de 65 años, efectividad que baja en los adultos mayores de 65 años y personas con enfermedades crónicas hasta un 30-40%, si bien en estos grupos se pueden evitar un 50 a 60% de hospitalizaciones y el 80% de fallecimientos derivados de estas complicaciones. Por tanto, hay un grupo de personas que no adquieren la inmunidad total a pesar de ser vacunadas, pero hay que tener en cuenta que, aunque se pueda adquirir la infección, la enfermedad será con mucha probabilidad menos grave si ha habido vacunación anterior.

Entonces, ¿es recomendable vacunarse de la gripe? Claramente sí, especialmente si se pertenece a alguno de los principales grupos de riesgo:
  • personas de 65 años o más
  • niños mayores de 6 meses y adultos con enfermedades crónicas cardiovasculares o pulmonares, enfermedades metabólicas, obesidad mórbida, insuficiencia renal, enfermedad hepática crónica y algunas otras, por lo que conviene consultar a tu médico para asegurarte, así como niños (mayores de 6 meses) y adolescentes hasta los 18 años que reciban tratamiento prolongado con ácido acetilsalicílico
  • mujeres embarazadas en cualquier trimestre de gestación
  • personal sanitario que trabaje tanto en atención primaria, hospitalaria y geriátrica, como domiciliaria
  • familiares u otras personas que convivan en el hogar con los de los grupos de alto riesgo.
Imagen de Sanidad y Salud
No obstante, hay tres grupos de personas que no deben vacunarse de la gripe:
  • Las personas con alergia al huevo, o con hipersensibilidad a las proteínas de huevo o que hayan tenido una reacción alérgica severa a una vacunación anterior con vacuna de la gripe
  • Los niños menores de 6 meses.
  • Si se tiene una enfermedad aguda con fiebre alta debe esperarse hasta que esta situación remita.

En todo caso, salvo en los grupos anteriores, te recomendamos que este otoño te vacunes de la gripe. Si tienes dudas, no hagas caso de cuentos: pregunta a tu médico, que para eso estamos. Y recuerda que la gripe y el refriado están producidos por virus, contra los que en ningún caso son efectivos los antibióticos. Si los tomas, no te curarán y pueden hacer que aumente la resistencia a los antibióticos. Así que no te automediques.


No hay comentarios:

Publicar un comentario