domingo, 17 de septiembre de 2017

Convocatoria FSE 2017-18: MIR, EIR, PIR; BIR...

En el BOE del 15 de septiembre de 2017 se ha publicado la Orden SSI/876/2017, de 12 de septiembre, por la que se aprueba la oferta de plazas y la convocatoria de pruebas selectivas 2017 para el acceso en el año 2018, a plazas de formación sanitaria especializada para Médicos, Farmacéuticos, Enfermeros y otros graduados/licenciados universitarios del ámbito de la Psicología, la Química, la Biología y la Física. Si quieres descargarte la convocatoria completa en PDF, pulsa en este enlace.

El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad ha publicado oferta de 8.042 plazas de Formación Sanitaria Especializada, así como la convocatoria de la prueba selectiva 2017-2018.

Los contenidos más relevantes son:

Fecha de examen: 10 de febrero de 2018

Plazas ofertadas para esta convocatoria:
  • Médicos (MIR): 6.513 plazas.
  • Enfermería (EIR): 1.051 plazas.
  • Farmacéuticos (FIR): 245 plazas.
  • Psicólogos (PIR): 135 plazas.*
  • Biólogos (BIR): 42 plazas. *
  • Radiofísicos (RFIR): 33 plazas.
  • Químicos (QUIR): 23 plazas.*

Calendario de las pruebas selectivas

Plazo de presentación de instancias
Del 19 al 28 de septiembre de 2017, ambos inclusive
Exhibición Relaciones Provisionales de Admitidos
A partir del 14 de noviembre de 2017
Exhibición Relaciones Definitivas de Admitidos
A partir del 9 de enero de 2018
Fecha del examen
Sábado 10 de febrero de 2018
Exhibición de Plantillas de Respuesta Correctas
A partir del 13 de febrero de 2018
Plazo reclamaciones a las Plantillas de Respuestas correctas
14, 15 y 16 de febrero de 2018
Reunión de las Comisiones Calificadoras
28 de febrero de 2018
Exhibición de las Relaciones Provisionales de Resultados
A partir del 6 de marzo de 2018
Exhibición de las Relaciones Definitivas de Resultados
A partir del 3 de abril de 2018
Actos de Asignación de Plazas
A partir del 17 de abril de 2018
Plazo de Incorporación
24 y 25 de mayo de 2018

Las plazas convocadas han sufrido una ligera reducción respecto a las que el publicó en su nota de prensa del 27 de julio de 2017.

Si quieres ver más información en la página de FSE del MSSI (documentación, requisitos, localidades de examen, etc.), visita esta página de información general.

Esta  convocatoria trae algunas novedades relevantes que puedes consultar, por ejemplo, en la web de Redacción Médica.

Además, si quieres aprovechar mejor tu tiempo y prepararte el examen en cualquier rato libre, repasando preguntas y respuestas, viendo imágenes, etc., en nuestro blog tienes reseñas sobre algunas apps gratuitas (tanto para Android como para iOS) para prepararte el MIR, EIR, BIR, PIR, etc., utilizando tu tablet o smartphone

Si te vas a presentar al examen de FSE 2017-2018 en cualquiera de sus modalidades, te aconsejamos que empieces cuanto antes y te deseamos mucha suerte.

jueves, 14 de septiembre de 2017

Chavales: hora de limitar el uso del móvil (y II)

En la anterior entrada sobre este tema dábamos pistas sobre comportamientos que, en niños y adolescentes, no pueden indicar un uso excesivo de los dispositivos electrónicos, y de la necesidad de establecer reglas para que limiten dicho uso, en especial ahora, que terminan las vacaciones y vuelven las "obligaciones". Muchas de estas reglas surgen simplemente del sentido común como respuesta a la necesidad de fijar límites. Lógicamente, los niños y adolescentes al principio se rebelarán contra estos límites, pero si los hemos establecido con cabeza, acabarán aceptándolos y beneficiándose de ellos.

Deberíamos intentar que los menores consigan:

  • Un tiempo para cada cosa: la hora de los deberes no es para leer whatsapps, ni la hora de dormir es para ver vídeos en la tablet. La hora de comer o cenar en familia es la hora de hablar, comentar lo ocurrido en el día, conocerse, incluso discutir (educadamente). Así mismo, la hora de relajarse y jugar con el móvil es hora de eso, no de hacer otras muchas cosas a la vez. Hacer varias cosas a la vez, cuando no es necesario, puede perjudicar a su capacidad de concentración y facilitar la dispersión, puesto que no pasan mucho rato en ninguna actividad, sino que cambian constantemente de una a otra y luego otra... Así, en el campo se la Psicología se habla de la "monkey mind", como si nuestra mente fuese precisamente un mono inquieto que salta de un árbol a otro y es incapaz de estar un rato parado y concentrado en una actividad concreta.
    Imagen de New York Metro Parents
  • Un lugar para cada actividad: la cama de un niño o adolescente es para dormir, no para acostarse con el móvil o la tablet en la mano. Porque es fácil que acaben perdiendo horas de sueño, que al día siguiente afectarán a su concentración, rendimiento escolar e incluso estado de ánimo (cansancio, mal humor, etc.).
  • El móvil sirve para muchas cosas, pero...: recomendamos que tengan un despertador y una calculadora. Ya sabemos que el móvil tiene calculadora y la necesitan, por ejemplo, para los deberes de "mates". Y también puede usarse como despertador. Pero además tiene muchas otras funciones y, si queremos que el tiempo de deberes sea tiempo de deberes y el de dormir, para dormir, es mejor evitar la tentación de dejar a su alcance un móvil encendido mientras estudian o duermen.
  • Internet, a la vista: el ordenador principal de la casa debe estar en un lugar común y a la vista de los padres. Navegar en Internet para hacer las tareas o ampliar conocimientos no puede ser un pretexto para perderse por vete a saber qué páginas. Igual que ayudamos a los bebés a que empiecen a andar y luego a que, de niños, aprendan a andar en bicicleta, también necesitan ayuda para aprender a desenvolverse adecuadamente en un mundo digital que, además de ser en muchos aspectos maravilloso, es potencialmente peligroso.
  • El control parental, con respecto a los derechos de los menores, es no solamente una potestad, sino también un deber de los padres o tutores legales. El derecho a la intimidad no puede implicar que nos desentendamos totalmente de los posibles riesgos.
Con todo esto y después de haber observado atentamente durante unos días el uso de los menores hacen de los dispositivos móviles, es hora de establecer unas reglas que limiten y racionalicen su uso, para que su experiencia sea enriquecedora y carente de riesgos. Para ello, conviene hablar con ellos, de manera que se pueda llegar a un acuerdo, en la medida de lo posible. Pero dejando claro, si no hay acuerdo, que las normas las ponemos los adultos y queremos que, al menos, las entiendan y las cumplan. Y que las cumplan. Para ello, debemos fijar claramente las consecuencias del incumplimiento de esas normas, porque no sirve marcar unos límites si, cuando los transgreden, no pasa nada. Aunque el objetivo no debe ser castigar por castigar, sino corregir comportamientos inadecuados para ayudar a que lleguen al comportamiento adecuado.

Conviene también poner las normas y acuerdos por escrito, para que no se olviden, ni se relajen o se vayan modificando involuntariamente con el tiempo. Una buena forma es redactar una especie de contrato, que firmarán el padre y/o la madre, y los menores. Para los menores de 13 años la Policía Nacional propone que los padres y el menor firmen contrato dentro de un pacto familiar para el buen uso (seguro) de la Red y el móvil, que puedes ver aquí. Puede ser un buen punto de partida, aunque, para niños de menos edad, es recomendable simplificarlo para que sea más comprensible.

Por su parte, la Asociación Americana de Pediatría propone la creación de un "plan familiar para el consumo mediático" que se puede realizar utilizando su herramienta online (en español)[]. Entre las propuestas para adolescentes (13-18 años) señalan:

  • Crear zonas sin pantallas, como la cocina o el comedor, donde se realicen las comidas y cenas o reuniones familiares, totalmente libres de móviles y otros aparatos.
  • Que los dispositivos se recarguen en el dormitorio de los padres o en otras zonas comunes, pero nunca en el dormitorio de los adolescentes.
  • Crear horarios sin pantallas, como las comidas
  • Evitar usar dispositivos móviles o ver la televisión como mínimo una hora antes de dormir. Tampoco durante el tiempo de familia, en la escuela, mientras se hacen los deberes, mientras se cruza la calle, ni en el coche (excepto durante trayectos largos, siempre que, evidentemente, no se sea el conductor).

Algunas propuestas, como la de no usar el móvil durante los trayectos cortos en el coche, pueden ser discutibles, pero la mayoría son, simplemente, de sentido común. En todo caso, no podemos olvidar la importancia del ejemplo y, si queremos que nuestros hijos compartan con nosotros algún rato, sin las constantes interrupciones de sus móviles, hagamos lo mismo con el nuestro y apaguémoslo cuando ellos lo hagan. Entre todos es más fácil conseguir que los menores usen los dispositivos electrónicos para su beneficio, alejando los posibles riesgos.

miércoles, 30 de agosto de 2017

Chavales: hora de limitar el uso del móvil (I)

En la anterior entrada de nuestro blog ya comentábamos que las vacaciones (y especialmente las de verano, por ser más largas) son más proclives a que el abuso de dispositivos móviles se intensifique, pues no hay tiempo de clase o trabajo, ni tareas, ni actividades extraescolares y las reglas son mucho más relajadas. Y los padres también están de vacaciones y, en muchos casos, menos pendientes del tiempo que pasan sus hijos delante de las pantallas, lo cual es, en cierto modo, lógico. Pero en bastantes casos el uso que han estado haciendo de los dispositivos electrónicos ha sido excesivo, y en algunos casos puede cruzar la barrera de lo adictivo.

La afirmación que acabamos de hacer no es gratuita. Algunos estudios que se han llevado a cabo recientemente han demostrado que los smartphones, tablets y videoconsolas afectan al córtex frontal del cerebro (que interviene en las funciones ejecutivas y el control de impulsos) de la misma manera que la cocaína, y también elevan los niveles de dopamina. Por ello, algunos investigadores llaman a las pantallas "cocaína electrónica" o "heroína digital". 

Sin embargo, las vacaciones terminan y se va acercando el momento de comenzar el curso, con todo lo que conlleva en cuanto a deberes, horarios de estudio, descanso y también sueño. Así que nos planteamos la necesidad de que los niños y adolescentes se "desenganchen", al menos un poco, del móvil y limiten su uso para aprovechar mejor el tiempo. Pero, ¿cómo lo hacemos? No es tarea fácil, porque es mucho más agradable pasar el rato chateando por Whatsapp o comentando fotos de la pandilla en Instagram.
Imagen de Dreamstime.com

Lo primero que tenemos que observar es el grado de dependencia que nuestro hijo o hija (no es exclusivo de los chicos) tiene a las pantallas, principalmente al móvil. Si está nervioso, deprimido, desganado o irritable cuando no esta delante de una pantalla, el asunto empieza a ser preocupante y si tiene reacciones violentas cuando intentamos que lo deje, te recomendamos consultar con un especialista cuanto antes. Otros comportamientos a los que debemos prestar atención son:
  • la búsqueda compulsiva de redes wifi o cobertura cuanto está fuera de casa, 
  • usar el móvil mientras hace otras cosas, como estudiar, deberes, etc.
  • usarlo constantemente cuando está con amigos, come o cena...
  • mentir sobre el tiempo que pasa conectado
  • empeñarse en llevarse el móvil a su habitación a la hora de dormir
  • preferir las relaciones virtuales a las reales
  • abandonar otras actividades que antes le gustaban, como el deporte, grupos infantiles o juveniles, leer, etc.
Cuantos más comportamientos de los anteriores detectes, más necesaria es la ayuda de un profesional. Si no lo consideras tan preocupante, en cualquier caso es necesario limitar el tiempo de uso y establecer reglas que eviten que el problema empeore. Y hacerlo lo antes posible, para evitar que su vida escolar, personal, familiar y social se vea perjudicada. De ello hablaremos en la próxima entrada de nuestro blog.

viernes, 11 de agosto de 2017

Estas vacaciones toca... Aburrirse!!!


Desde hace tiempo venimos hablando en este blog del excesivo uso que, con bastante frecuencia, hacen los niños y adolescentes de los dispositivos móviles (smartphones y tablets sobre todo), que los lleva a estar permanentemente hiperconectados y pendientes, prácticamente en exclusiva, de las pantallas, en lugar de las personas, los paisajes u otras actividades que a priori podrían ser interesantes, pero que, para ellos, carecen de aliciente.

Últimamente se habla del FOMO (Fear of Missing Out) y el FOBO (Fear of Being Offline), el miedo a perderse algo o a estar desconectado, que los lleva a esa hiperconexión, a esa necesidad de estar comprobando las redes sociales, contestando mensajes de Whatsapp, comprobando sus páginas de Facebook, Instagram, Snapchat, Twitter, etc., y, además, a depender en exceso de la aprobación de los demás, para lo cual comparten constantemente fotos, vídeos y comentarios, buscando los ansiados "likes" (dando, con frecuencia, más datos personales e imágenes de lo que sería recomendable).

Por otra parte, las vacaciones (y especialmente las de verano, por ser más largas) son más proclives a que el uso de dispositivos móviles se intensifique, pues no hay tiempo de clase o trabajo, ni tareas y las reglas son mucho más relajadas. En esta entrada de nuestro blog hablábamos también de la comodidad de algunos padres por tener a sus hijos cerca y entretenidos con el móvil. Da menos trabajo tenerlos sentados al lado sin moverse, mirando el móvil, que estar pendiente de si se alejan con el balón o se caen de la bici, o molestan a los demás... Hace años las famosas dos horas de espera para hacer la digestión antes del baño eran una auténtica tortura, tanto para los niños, que se pasaban las horas preguntando "¿Me puedo bañar ya?" como para los padres, que tenían que contestar la misma pregunta cien veces. Ahora ese rato se hace mucho más llevadero: un par de horas con el móvil o la tablet y solucionado.
Imagen de Shutterstock

Y es que muchos chavales protestan constantemente si no tienen delante una pantalla: "Me aburro". Pues este verano, estaría bien que se aburriesen algún rato que otro. Porque aburrirse tiene algunos efectos muy positivos para la maduración de niños y adolescentes.

No nos referimos, por supuesto, a un aburrimiento tedioso día tras día y hora tras hora, pero sí a un rato de aburrimiento de vez en cuando, que les puede ayudar a:

  • Mirar hacia dentro (en lugar de estar pendientes de estímulos externos), pensar, analizar sus propias emociones y sus sentimientos.
  • Desarrollar su creatividad imaginando formas de superar ese aburrimiento, inventando situaciones e historias...
  • Realizar otras actividades que pueden no hacer habitualmente, como jugar, hacer deporte, leer, disfrutar de la naturaleza, etc. (lo cual también ayudará a mejorar su salud).
  • Potenciar su autonomía, al propiciar que encuentren sus propias soluciones a ese aburrimiento.
  • Estrechar las relaciones sociales reales con amigos, familiares, otros niños o adolescentes que no conocían...
  • Descubrir cualquier otra actividad (sana y segura) que se les ocurra.

Por eso, nuestra propuesta para lo que queda de verano y para futuros fines de semana, vacaciones, etc., es dedicar un rato diario al "apagón tecnológico", durante el cual tendrán que prescindir (y nosotros con ellos, pues el ejemplo es muy importante) de todas las pantallas. Así les daremos la oportunidad de aburrirse y, también, de encontrar salida a ese aburrimiento. Al principio tal vez tengamos que sugerirles actividades, pero conforme se vayan descubriendo que se pueden hacer muchas cosas divertidas e interesantes sin móvil, nos costará menos trabajo que sepan gestionar de manera positiva sus ratos de aburrimiento. Debe quedar claro que sugerir, orientar o aconsejar no significa entretener: lo importante no es que entretengamos a nuestros hijos si están sin móvil, sino que ellos aprendan a entretenerse. Se trata de que piensen, imaginen y hagan por sí mismos. Y nosotros también nos beneficiaremos de algún rato sin pantallas, pues el aburrimiento es bueno también para los adultos.

¿Y durante cuánto tiempo? Pues cada familia tiene que decidirlo, pero creemos que, para empezar, un mínimo de una hora al día sin pantallas estaría bien. De todas formas, si dedicamos un día a cronometrar los ratos que realmente pasan nuestros hijos delante de una pantalla (sin que ellos se den cuenta), sabremos si su nivel de dependencia requiere una intervención inmediata, e incluso ayuda profesional.

En todo caso, ya sabes, si quieres que estas vacaciones sean inolvidables para tus hijos, ayúdales a que se aburran un poco.

viernes, 28 de julio de 2017

Garrapatas: ¿Y si ya te han picado?

En nuestra anterior entrada incluíamos algunas medidas de prevención para evitar ser picados por una garrapata en nuestras incursiones campestres. Pero, qué hacemos si tenemos una garrapata adherida a la piel? ¿Cómo quitarla evitando problemas?

Lo normal es que una garrapata tarde varias horas en infectar a la persona, por lo que es muy importante la recomendación que ya dimos en la entrada anterior: examinar cuidadosamente todo el cuerpo para comprobar si tenemos alguna garrapata, para quitarla cuanto antes, aunque sin precipitación. Además, las picaduras de garrapata no suelen ser dolorosas, por lo que pueden permanecer durante días adheridas a la piel sin que lo notes. Por eso es importante examinarse cuidadosamente el cuerpo.

En caso de que encuentres alguna, lo primero es olvidarse de los remedios tradicionales como frotarla con petróleo, o dar calor en la zona afectada, porque pueden irritar más la zona de la picadura. También es importante no aplastarla, especialmente el abdomen, pues podría regurgitar los jugos gástricos junto con la sangre que ha ingerido, inoculando fluidos infecciosos. Así pues:
  • Usa unas pinzas de borde romo y punta fina. Si no dispones de pinzas adecuadas puedes desprenderla con los dedos utilizando unos guantes finos. Procura evitar su aplastamiento.
  • Sujétala firmemente lo más cerca posible de la piel y tira de ella suavemente hacia arriba, como se muestra en la imagen.
  • Limpia bien la herida con agua y jabón o aplica un antiséptico.
  • Al terminar lávate bien las manos. 
Asegúrate de deshacerte adecuadamente de la garrapata (metiéndola en alcohol, tirándola al inodoro...) para que no se quede viva por la casa y pueda volver a picarte a ti o a otra persona o mascota.

Por último, en los días siguientes a la picadura observa si tienes fiebre o aparece alguna erupción en la piel. En esos casos, conviene ir al médico e indicarle que te ha picado una garrapata.


De todas formas, no hay que alarmarse: la mayoría de las garrapatas no transmiten ninguna enfermedad. Los casos de infección son escasos y siguiendo las recomendaciones de prevención que te dimos, no tendrás ningún problema. Y en caso de duda, ya sabes, consulta a tu médico.

sábado, 22 de julio de 2017

¿Sales al campo? Cuidado con las garrapatas

El verano es la época del año en que más gente disfruta de la naturaleza y realiza actividades al aire libre: senderismo, acampada, visitas a zonas naturales de especial belleza... Pero también es la época de mayor actividad de las garrapatas, aunque en España se pueden ver activas desde primavera a otoño. 

Las garrapatas son artrópodos, parásitos de un gran número de animales silvestres. También parasitan a los animales domésticos, tanto ganado como mascotas (especialmente perros y gatos) y de forma accidental pueden picar a los humanos. Todas las garrapatas se alimentan de sangre. El problema principal de las picaduras de garrapata son las enfermedades que pueden transmitir, que en nuestro país son, principalmente: algunos tipos de rickettsiosis y la borreliosis de Lyme. Además, de forma ocasional se han descrito casos de anaplasmosis, babesiosis, tularemia y fiebre de Crimea-Congo.

En cuanto a la fiebre hemorrágica de Crimea-Congo (FHCC), el año pasado se hicieron públicos dos casos en España, el primer caso autóctono, de los cuales un hombre falleció, relacionado con el contagio de dicha enfermedad por una garrapata en la Comunidad de Castilla y León (en zona cercana a Extremadura) y el de una enfermera que se había contagiado del primero. Estudios posteriores han detectado la presencia del virus de la FHCC en garrapatas de Castilla y León, Extremadura, madrid y Castilla la Mancha. El Ministerio de Sanidad, Servicios Sociales e Igualdad considera que la probabilidad de infección FHCC en humanos en España es baja. Sin embargo, no puede descartarse que aparezca algún caso autóctono más.

Garrapata transmisora de la enf. de Lyme
El hecho de que la probabilidad de infección en humanos sea baja no quiere decir que haya que alarmarse, si vamos al campo, pero sí que conviene tomar precauciones para evitar la picadura de una garrapata. No podemos olvidar que la FHCC es sólo una de las distintas enfermedades que estos parásitos transmiten. Las recomendaciones del MSSI, principalmente para quienes van a realizar actividades en la naturaleza, son:

PROTÉGETE
• Utiliza manga larga y pantalón largo.
Evita las sandalias o calzado abierto y procura usar siempre botas cerradas con calcetines procurando que cubran la parte inferior de los pantalones.
• Usa ropa de color claro ya que así será más fácil comprobar si hay alguna garrapata sobre ella.
Camina si es posible por la zona central de los caminos y evita el contacto con la vegetación circundante.
Evita sentarte en el suelo en las zonas con vegetación.
• Utiliza repelentes autorizados y sigue siempre las indicaciones de uso de la etiqueta o folleto explicativo.
• Si sales con tu animal de compañía recuerda que es conveniente que le apliques algún antiparasitario externo autorizado. Consulta con tu veterinario. 

REVISA TU PIEL
• Al finalizar la jornada examina cuidadosamente todo tu cuerpo para detectar si te ha picado alguna garrapata y lava siempre la ropa con agua caliente. No olvides revisar a los niños.
• Revisa sobre todo las axilas, ingles, cabello, detrás de las rodillas, por dentro y fuera de las orejas, dentro del ombligo y alrededor de la cintura. Las garrapatas prefieren los lugares calientes y húmedos del cuerpo. Puedes aprovechar el momento de la ducha. Utiliza espejos si hace falta para poder ver bien todas las partes del cuerpo.
• Recuerda revisar también a tus mascotas.

No te olvides de que, como en todos los aspectos relacionados con la salud y el bienestar, lo más importante es la prevención. No dejes que una garrapata te amargue el día de campo. Protégete adecuadamente y disfruta.

Y si descubres que ya te ha picado una garrapata, pulsa en este enlace.


viernes, 14 de julio de 2017

El ABCDE del melanoma

En verano se incrementa mucho la exposición al sol, tanto en lo que a superficie corporal se refiere, pues lógicamente, por el calor, se llevamos mucha menos ropa, como por la duración (largas sesiones de playa, piscina, aire libre...). Así que no está de más recordar algunos datos sobre el melanoma, el cáncer de piel más peligroso:

Según datos de la Academia Española de Dermatología y Venereología  (AEDV), en España se dan 4.000 nuevos casos de melanoma al año y más de 600 personas mueren debido a algún tipo de cáncer de piel, lo que significa un 40% más que hace cuatro años

Las radiaciones ultravioletas predisponen la aparición de tumores cutáneos, por lo que la inadecuada exposición al sol, así como a lámparas bronceadoras de ultravioletas es un factor de riesgo muy importante. Además, los melanomas aparecen con más frecuencia en zonas del cuerpo expuestas al sol.

En cuanto a edad y sexo, el melanoma es más frecuente en adultos entre 30 y 60 años y no hay diferencias en frecuencia de aparición entre hombres y mujeres, aunque sí son diferentes las zonas del cuerpo en las que aparecen en uno y otro sexo, que están relacionadas con las áreas de piel que se llevan más o menos cubiertas.

El color de la piel determina el riesgo de melanoma, que es más frecuente en personas de raza blanca y, dentro de ellas, en las de piel más blanca, que no se broncea con facilidad.

Los melanomas no suelen ser dolorosos. Frecuentemente, la primera señal del melanoma es un cambio en el tamaño, forma, color, o sensación de un lunar existente. En estos casos, es necesario consultar con un dermatólogo. Nos puede ser útil la regla ABCDE para detectar un posible melanoma u otro tipo de cáncer de piel:
  • "A" de asimetría. Las lesiones del melanoma con frecuencia no tienen una forma simétrica, pero los lunares benignos normalmente son simétricos.
  • "B" de borde. Los lunares benignos normalmente tienen unos bordes lisos e iguales, mientras que las lesiones del melanoma normalmente tienen bordes irregulares que son difíciles de definir.
  • "C" de color. Un lunar con más de un color (azul, negro, marrón, canela, etc.) o la distribución irregular del color a veces puede ser una señal de alarma de melanoma. Los lunares benignos normalmente tienen un solo tono de marrón o canela.
  • "D" de diámetro. Las lesiones del melanoma con frecuencia son de más de 6 milímetros de diámetro, aproximadamente el tamaño de la goma de un lápiz.
  • "E" de evolución. La evolución de los lunares es importante. Hay que prestar atención a los cambios de tamaño, forma y color.
En caso de duda, hay que consultar al dermatólogo lo antes posible, pues la detección temprana (como en cualquier tipo de cáncer) es fundamental para mejorar su pronóstico. Pero lo más importante a largo plazo es, como siempre, la prevención. Evitar las quemaduras solares año tras año, limitar la exposición al sol y hacerla en condiciones adecuadas pueden ayudar. Un estudio de la AEDV recomienda que en España las personas se apliquen una protección solar nivel 30 durante el año y de nivel 50 durante la época estival.

Recuerda esa frase que se ha hecho tan popular últimamente: la piel tiene memoria. Los excesos se van acumulando y hacen que la piel envejezca antes de tiempo y que se incrementen las posibilidades de padecer un melanoma u otro cáncer de piel. 


Fuentes:
Medline Plus (Biblioteca Nacional de Medicina de los EE.UU.)